Búsqueda de blogs

Moda sostenible: Todo lo que necesitas saber

Publicado en5 Años hace
Favorito1

MODA SOSTENIBLE: TODO LO QUE NECESITAS SABER

 

Respeto a los derechos humanos, reducción del impacto medioambiental y transparencia: estos son los tres pilares en los que se basa la moda ética o sostenible, un nuevo tipo de industria textil que pretende terminar con el conocido fast fashion. ¿Quieres saber más?

La moda rápida tiene un claro y único objetivo: hacer llegar al consumidor nuevos productos de forma muy asequible y acelerada, a menudo tras la aparición de colecciones por parte de los mejores diseñadores del mundo en la Semana de la Moda u otros eventos. Este tipo de moda fomenta el consumismo masivo y pueden llegar a lanzar nuevas líneas de ropa mensualmente, creando necesidades en los consumidores. Sin embargo, cada día son más los compradores que cuestionan cuáles son los procesos para conseguir una producción tan amplia, barata y rápida y se preguntan qué implicaciones tiene: ¿quién fabrica nuestra ropa?, ¿en qué condiciones?, ¿qué materiales se utilizan?, ¿cómo se producen o extraen? Lo cierto es que las compañías fast fashion ofrecen poca transparencia o información sobre su producción, en muchos casos porque detrás de sus prendas se esconden pésimas condiciones laborales y muy poca concienciación medioambiental.

 

 

1Foto de Fashion Revolution, un proyecto que pretende acabar con las modas rápidas e implementar un modelo de mercado más sotenible.

Un ejemplo sobre el impacto social y laboral de estas industrias: en 2013, se derrumba un edificio en Bangladés, provocando la muerte de 1338 personas y dejando heridas a otras 2300. Todas se dedicaban a la producción textil para empresas europeas, aunque muchas desconocían cuales eran sus condiciones de trabajo o, incluso, sus proveedores. Lee más. En cuanto al impacto ambiental, la mayor parte de las prendas confeccionadas por empresas de moda rápida están producidas en algodón, el segundo cultivo más contaminante del mundo. El algodón es, además, cultivado transgénicamente, lo que causa alteraciones (muchas de ellas aún desconocidas) en el ambiente y, en ciertos casos, aumentos de pesticidas. Este tipo de material, además, necesita un mayor riego para sobrevivir, por lo que el consumo de algodón tiene  un amplio impacto en las reservas hídricas del planeta, especialmente en Asia. Todo esto sin hablar de los residuos generados por esta industria, especialmente durante el proceso de tintado; residuos que son vertidos, en muchas ocasiones, directamente al agua.

Como alternativa a este tipo de mercado ha surgido la moda ética – también conocida como moda sostenible o moda justa. Uno de sus principales objetivos es el establecimiento de asociaciones más justas entre productores, comerciantes y consumidores, de modo que no se produzcan situaciones de abusos o desigualdad. La equidad es nuestro lema, especialmente con aquellos que están en el primer eslabón de la cadena de producción y que son marginados y olvidados. Para lograr esta igualdad, muchas agrupaciones y compañías han establecido estándares económicos, ambientales y sociales con una completa transparencia. Un claro ejemplo de este nuevo tipo de comercio es Fairtrade, al que estamos muy orgullosos de pertenecer. Desde esta plataforma, una serie de auditores rotativos y completamente imparciales se encargan de monitorizar las condiciones de todos sus trabajadores, sus sueldos y situaciones de riesgo. Además, se coopera para promover la economía local y artesanal, buscando la independencia y desarrollo económico, social y en innovación de los productores. Esto da como un resultado una riqueza cultural que nos brinda técnicas tradicionales, calidad y mucha variedad.

¿Un ejemplo? La transparencia que busca la moda ética es tal que Fashion Revolution organizó un campaña en 2017 titulada #whomademyclothes. Este hashtag se lanzó a las redes sociales esperando que las empresas textiles mostrarán a sus trabajadores y así dar visibilidad a todos los productores textiles a lo largo y ancho del globo: las caras que no vemos cuando compramos una prenda. Tuvo tanto éxito que algunas de las grandes marcas como Zara se animaron a participar. Además, se organizaron eventos para mostrar los procesos de fabricación y confección, así como su impacto, ayudando a concienciar cada vez a más personas.

Mehera Shaw Pvt. Ltd. en Jaipur, India.   Fotografía por Shari Keller (director de Mehera Shaw)

El segundo pilar de la moda sostenible es el cuidado del medio ambiente y su primera tarea es eliminar los pesticidas, insecticidas o alteraciones genéticas de sus productos. Como ejemplo de compañía que utiliza la mejor materia prima os presentamos la marca Little Green Radical, que solo utiliza productos orgánicos de plantaciones respetuosas con el medio ambiente – razón que nos ha llevado a comercializar sus productos. La nula presencia de químicos artificiales y otras sustancias tóxicas hacen que este tipo de prendas estén libres de alergias e irritaciones. Este tipo de moda, además, impulsa la incorporación de materiales reciclados y, algo muy importante, la durabilidad de sus prendas. Esto quiere decir que se minimiza el consumo y, por lo tanto, la producción, lo que permite una menor explotación de recursos. ¿Quieres saber cómo cuidar tus prendas?

Ahora que ya conoces todo sobre la moda sostenible, seguro que estás deseando pasarte a sus prendas. Si estás un poco perdido y necesitas saber cómo identificar los establecimientos y marcas justas, te dejamos este artículo de Relevo. Lo más importante es fijarse en sellos como estos:

Si crees en estos valores, no te olvides de compartir este artículo en tus redes sociales: la visibilidad es esencial.

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Menú

Ajustes

Compartir

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse